La mejor forma de aprender es divirtiéndote, y esto es fácil en un ambiente de amistad y compañerismo. Para ello, equilibramos el número de hombres y mujeres y establecemos un orden de cambio de parejas dentro de la clase que hace que se conozcan todos los alumnos.

Esto ayuda mucho al aprendizaje pues hace capaces a los hombres de dirigir bailando a cualquier mujer y a las mujeres de seguir a cualquier hombre. Por supuesto las parejas que no lo deseen no tienen que cambiar.

Todos los sábados de 20:30 a 23.30 se hacen fiestas de baile de salón en la escuela (pista de baile de 110 metros cuadrados) para que los alumnos se relacionen y practiquen todo lo que van aprendiendo. Estas prácticas están abiertas para cualquier persona que quiera bailar sea o no alumno de la escuela. Además los alumnos reciben un carnet con el que pueden entrar con descuento en las principales salas de baile de Madrid.

Además en verano y algunos puentes organizamos cursos y actividades fuera de Madrid donde se compagina muy bien el aprendizaje del baile con la diversión, la amistad y el turismo.